Gelificantes Cocina Molecular

La cocina molecular es un término romántico para referirse al uso de técnicas científicas en la cocina, desde la cocción a baja temperatura hasta la modificación de las propiedades de los alimentos mediante el cambio de sus formas y texturas.

Los efectos proceden de ingredientes muy similares en la naturaleza pero producidos de forma diferente. La gelificación es la técnica para espesar y estabilizar líquidos y afecta en gran medida a la textura de los alimentos. Los productos químicos gelificantes se disuelven en el líquido y se forma una estructura interna que permite que el gel resultante parezca una sustancia sólida. El resultado es espectacular. Se pueden utilizar diferentes productos químicos para gelificar y obtener este fantástico resultado final.

  • El agar agar es uno de los gelificantes más populares. Obtenido a partir de algas, tiene la capacidad de gelificar a la perfección los alimentos, lo que lo hace ideal para muchas recetas.

La gelificación tiene muchas aplicaciones, entre ellas las culinarias (por ejemplo, panna cotta o aspic), o las industriales (por ejemplo, aditivos alimentarios).

  • La gelatina de origen animal proviene del colágeno que procede de huesos, cartílagos y tejido sometidos a un proceso de cocción por el que se convierten en gelatina. Disfrútalas en tus recetas favoritas tanto en platos dulces como salados.
  • El carragenato iota tiene la propiedad de formar gelificados con textura similar al flan, muy elásticos, con la capacidad de reconstruirse y resistente hasta 50 °C.
  • El aglutinador es un potente gelificante empleado en la cocina molecular para aglutinar o pegar diferentes elementos sólidos o líquidos en una sola pieza.